Rescatistas Extremos

Refugios para perros discapacitados: los que cuidan a las mascotas que casi nadie adopta

Se hacen cargo de animales que, víctimas de accidentes, quedan con serias secuelas. Y casi nunca logran encontrarles un hogar.

El tiro que le pegaron a Ciro en la cabeza le salió por la boca. A Fierrito lo atropellaron en una autopista y el auto siguió de largo. Mandarina tiene una pata amputada y la otra atrofiada. En todos esos casos hubo “rescatistas extremos” que les dieron un refugio y los pusieron en adopción. Son historias de perros que la pelean a diario y esperan una familia que les de el cariño que se merecen.

Refugios para perros discapacitados: los que cuidan a las mascotas que casi nadie adopta
Fierrito fue atropellado en Camino del Buen Ayre (gentileza Proyecto 4 Patas).

Las Renatas es un refugio para animales con discapacidad ubicado en Escobar. Tiene a 60 perros, la mayoría víctimas de accidentes automovilísticos. Tienen discapacidad motriz, severos problemas de columna y amputaciones. “Se arrastran. Cada uno tiene su carrito, pero no lo tienen las 24 horas. Les hacemos resonancias magnéticas, placas, visitas a traumatólogos y cirugías de columna cuando se puede”, cuenta a Clarín la veterinaria del refugio, Lucila Morroni. También hay animales con ceguera y otros viejitos con artrosis.

Mirá también

Más perros y gatos felices: la adopción de mascotas creció 133% en un año en Capital

Uno de los huéspedes más llamativo de Las Renatas es Mandarina, una hembra mestiza de galgo rescatada desde cachorra, que probablemente sufrió un accidente y fue abandonada. Se le tuvo que amputar una de sus patas y la otra está atrofiada. Aún así, juega con su pelota y tiene mucho carácter. “De no ser por el refugio probablemente su destino hubiera sido otro”, dicen los voluntarios.

Refugios para perros discapacitados: los que cuidan a las mascotas que casi nadie adopta
Nelly tenía una infección muy grande (gentileza Las Renatas).

Las Renatas surgió cuando Giselle Ferrero, su fundadora, vio por las redes el pedido de adopción de Renata, que estaba tirada en un basural de La Salada. Ella observó cómo se adoptaban animalitos en condiciones normales o cachorros, pero nadie se hacía cargo de uno enfermo o con alguna necesidad extra. Gracias a la solidaridad de la gente, pudo formar el refugio en Villa Madero. El año pasado fue noticia porque pidieron desalojarlo, debido a las quejas de los vecinos por los ladridos. Finalmente, lo trasladaron a Escobar.

Refugios para perros discapacitados: los que cuidan a las mascotas que casi nadie adoptaAlgunos de los perros discapacitados que viven en el refugio Zoobrevivientes.

Esta ONG se sustenta con la colaboración de la gente. En ella trabajan tres cuidadores, una veterinaria y una fisioterapeuta. Además, hay voluntarios. La idea es que sea un lugar solo de tránsito y que puedan encontrar un hogar para estos animales. Pero eso no pasa: jamás hubo una adopción de un perro con discapacidad. Los interesados en darles una familia pueden contactarse con la cuenta de Facebook de Las Renatas.

Otro refugio para perros especiales es Zoobrevivientes, ubicado en Merlo desde hace diez años. “Surgió cuando rescaté a Lola, que estaba atada al tren. La saqué y dije: ‘que alguien haga algo’. Pero ese alguien era yo. Creo que hay que involucrarse”, dice a Clarín la fundadora, Cintia Salazar Juárez.

Mirá también

Cada vez hay más perros abandonados y sueltos en la ciudad

Junto a ella trabajan diez voluntarios que se definen como “rescatistas extremos”, porque apuntan a los perros que están en una situación de alto riesgo. En la actualidad tienen 80, de los cuales seis tienen cáncer terminal, quince están en sillas de ruedas, y diez fueron mutilados por el tren. También hay perros viejitos y algunas con epilepsia.

Refugios para perros discapacitados: los que cuidan a las mascotas que casi nadie adopta
Refugios para perros discapacitados (gentileza Proyecto 4 Patas).

Muy particular es el caso de Ciro, al que le dispararon, la bala le entró por la cabeza y le salió por la boca. Es difícil de ubicar en adopción: “Tiene que ser un perro único (para quien lo adopte), que no haya otros perros, porque los quiere atacar”, cuenta Cintia. También menciona a Isaías, que estuvo atropellado por el tren. “Fui a buscarlo y lo levanté”, explica. A Tigresa le faltan tres patas y está hace dos años en el refugio. Y hace dos meses ingresó Faustina, una labradora a la que le faltan dos patas. Los interesados en adoptarlos se pueden contactar con el refugio.

Muchos se mueren esperando una familia. Por eso la castración es muy importante: ¿para qué dejar que nazcan más?”, opina Cintia, que se dedica a esto desde que se levanta hasta que se acuesta. “Todo se paga a pulmón: los veterinarios, las cirugías, la comida. Es un laburo agotador”, remarca. Para recaudar fondos hace mates, tazas, remeras y rifas.

Refugios para perros discapacitados: los que cuidan a las mascotas que casi nadie adopta
Fierrito, cuando lo encontraron en la calle (gentileza Proyecto 4 Patas).

El tren choca a alguien y mi teléfono empieza a sonar. Los motorman de los trenes tienen mi celular. Estoy comiendo en la casa de alguien, el teléfono suena y me dicen ‘el tren atropelló a un perro'”, relata Cintia. Entonces, pone a los voluntarios en acción: “Llamo a Georgina y le digo: ‘tomate el tren y bajate en la estación una parada antes, para agarrarlo’. O llamo a un amigo, Alberto, y saca a un perro de las vías”.

En los refugios comunes también suele haber animales discapacitados, que conviven con el resto. El Campito Refugio, ubicado en Esteban Echeverría, creó “El Club de los Disca”. Según lo informado en su sitio web, cuidan 130 perros que para trasladarse necesitan carros, como las sillas de rueda, y cuidados muy especiales.

“Un animal que posee capacidades diferentes no se autocompadece, ni tampoco sus compañeros hacen diferencias en cuanto a las mismas. Para un animal las capacidades diferentes son algo con lo que aprender a manejarse, sin sentirse menoscabado”, explican en El Campito y subrayan que “pueden ser plenamente felices”.

Refugios para perros discapacitados: los que cuidan a las mascotas que casi nadie adopta
Rita y Fierrito son inseparables (gentileza Proyecto 4 Patas).

También en Proyecto 4 Patas tienen dos perros discapacitados: Rita (3 años) y Fierrito (6 años). Ambos tienen parálisis por lesiones en la médula producto de haber sido atropellados. Viven juntos en el mismo canil, son amigos inseparables. “No creo que podríamos separarlos. Si los damos en adopción debería ser juntos, y es una tarea casi imposible”, asume Carolina Martín, fundadora del proyecto.

Mirá también

Las apps infaltables para los amantes de los perros

“A Fierrito lo atropellaron en Camino del Buen Ayre y como pasa en el 95% de los casos, los vehículos siguen de largo y el perro queda allí tirado. Eso no tiene ningún tipo de condena penal y en muchos casos tampoco condena social. Muchos mueren agonizando al costado del camino”, relata Martín.

La mayoría de los perros especiales que pasaron por esta asociación fueron adoptados por voluntarios. Porque, al igual que en los otros refugios, estos animales no están en igualdad de condiciones. Les cuesta muchísimo más encontrar un hogar.

Fuente: Clarin.com  I  Vanesa López

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *